miércoles, 5 de agosto de 2009

LAS TRECE ROSAS




EL DÍA 5 DE AGOSTO DE 1.939, TERMINADA YA LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, Y GANADA POR EL DICTADOR FRANCISCO FRANCO, DECENAS DE PERSONAS FUERON FUSILADAS.

ENTRE ELLAS, 13 JÓVENES MUJERES, FUERON FUSILADAS EN UNA TAPIA DEL CEMENTERIO DE LA ALMUDENA DE MADRID. 7 DE ELLAS ERAN MENORES DE EDAD, PUESTO QUE EN 1.939 Y HASTA LA LLEGADA DE LA DEMOCRACIA, LA MAYORÍA DE EDAD SE ESTABLECIA EN LOS 21 AÑOS.

EN LA CARTA QUE JULIA CONESA ENVIA A SU MADRE ANTES DE SER FUSILADA DECÍA:
“Muero como debe morir una inocente. Adiós, madre, adiós para siempre. Tú hija ya jamás te podrá besar ni abrazar. QUE MI NOMBRE NO SE BORRE DE LA HISTORIA”


El Director cinematográfico Emilio Martínez-Lázaro llevo al cine su historia. El nombre de la película “ LAS TRECE ROSAS”. Estupenda película. Muy bien interpretada por grandes actrices españolas, y que me dejó dos cosas en el corazón: Los zapatos con calcetines blancos de algunas de las 13 Rosas…y las lágrimas que no pude retener en decenas de minutos de la película, y que ahora mientras escribo siguen brotando.

En Wikipedia se puede leer estas reseñas sobre cada una de ellas:

Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, sastra). Entró en las JSU en 1937 sin ocupar ningún cargo. Le propusieron crear un grupo, pero no había convencido aun a nadie más que a su primo cuando la detuvieron. Reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. En abril la trasladaron a Ventas, siendo la primera de las Trece Rosas en entrar en la prisión.




Virtudes González García (18 años, modista). Amiga de María del Carmen Cuesta (15 años, perteneciente a las JSU y superviviente de la prisión de Ventas). En 1936 se afilió a las JSU, donde conoció a Vicente Ollero, que terminó siendo su novio. Fue detenida el 16 de mayo de 1939 denunciada por un compañero suyo bajo tortura.



Victoria Muñoz García (18 años). Se afilió con 15 años a las JSU. Pertenecía al grupo de Chamartín. Era la hermana de Gregorio Muñoz, responsable militar del grupo del sector de Chamartín de la Rosa. Llegó a Ventas el 6 de junio de 1939.


Julia Conesa Conesa (19 años, modista). Nacida en Oviedo. Vivía en Madrid con su madre y sus dos hermanas. Una de ellas murió de pena (por la muerte de su novio en las guerrillas) estando ella detenida. Se afilió a las JSU por las instalaciones deportivas que presentaban a finales de 1937 donde se ocupó de la monitorización de estas. Pronto se empleó como cobradora de tranvías, ya que su familia necesitaba dinero, y dejó el contacto con las JSU. Fue detenida en mayo de 1939 siendo denunciada por un compañero de su "novio". La detuvieron cosiendo en su casa.


Adelina García Casillas (19 años). Militante de las JSU. Hija de un guardia civil viudo. Le mandaron una carta a su casa afirmando que sólo querían hacerle un interrogatorio rutinario. Se presentó de manera voluntaria, pero no regresó a su casa. Ingresó en prisión el 18 de mayo de 1939.


Elena Gil Olaya (20 años). Ingresó en las JSU en 1937. Al acabar la guerra comenzó a trabajar en el grupo de Chamartín.


Dionisia Manzanero Salas (20 años, modista). Se afilió al Partido Comunista en abril de 1938 después de que un obús matara a su hermana y a unos chicos que jugaban en un descampado. Al acabar la guerra fue el enlace entre los dirigentes comunistas en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.


Carmen Barrero Agüero (20 años, modista). Trabajaba desde los 12 años, tras la muerte de su padre, para ayudar a mantener a su familia, que contaba con 8 hermanos más, 4 menores que ella. Militante del PCE, tras la guerra, fue la responsable femenina del partido en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.


Ana López Gallego (21 años, modista). Militante de las JSU. Fue secretaria del radio de Chamartín durante la Guerra. Su novio, que también era comunista, le propuso irse a Francia, pero ella decidió quedarse con sus tres hermanos menores en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo, pero no fue llevada a la cárcel de Ventas hasta el 6 de junio. Se cuenta que no murió en la primera descarga y que preguntó "¿Es que a mí no me matan?”



Joaquina López Laffite (23 años). En septiembre de 1936 se afilió a las JSU. Se le encomendó la secretaría femenina del Comité Provincial clandestino. Fue denunciada por Severino Rodríguez (número dos en las JSU). La detuvieron el 18 de abril de 1939 en su casa, junto a sus hermanos. La llevaron a un chalet. La acusaron de ser comunista, pero ignoraban el cargo que ostentaba. Joaquina reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. No fue conducida a Ventas hasta el 3 de junio, a pesar de ser de las primeras detenidas.


Martina Barroso García (24 años, modista). Al acabar la guerra empezó a participar en la organización de las JSU de Chamartín. Iba al abandonado frente de la Ciudad Universitaria a buscar armas y municiones (lo que estaba prohibido). Se conservan algunas de las cartas originales que escribió a su novio y a su familia desde la prisión.




Pilar Bueno Ibáñez (27 años, modista). Al iniciarse la guerra se afilió al PCE y trabajó como voluntaria en las casas-cuna (donde se recogía a huérfanos y a hijos de milicianos que iban al frente). Fue nombrada secretaria de organización del radio Norte. Al acabar la guerra se encargó de la reorganización del PCE en ocho sectores de Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.


Blanca Brisac Vázquez (29 años, pianista). La mayor de las trece. Tenía un hijo. No tenía ninguna militancia política. Era católica y votante de las derechas. Fue detenida por relacionarse con un músico perteneciente al Partido Comunista. Escribió una carta a su hijo la madrugada del 5 de agosto de 1939, que le fue entregada por su familia (todos de derechas) 16 años después. La carta aun se conserva.




HOY HACE 70 AÑOS
Y NO ESTAMOS DISPUESTOS A OLVIDAR SU NOMBRE.


(PD. Este post no debería estar en este blog, sino en Mangelesky, pero por algún motivo se ha deslizado hasta aquí...y aquí debe descansar.)



18 comentarios:

Codorníu dijo...

Bueno, qué te puedo decir...

Que hay memoria que no puede morir.

Que has hecho bien en dejarlas aquí, donde están.

Que siempre que aparece me emociono.

Trece besos.

mangeles dijo...

Aquí se quedan Pepe. Un besito

clariana dijo...

¡Hola Mangeles!
Qué bello y que triste al mismo tiempo es este post. El recuerdo que hoy les dedicas a las "TRECE ROSAS" es maravilloso. Qué mujeres tan valientes, tan jóvenes y tan responsables. No he visto la película, un fallo, pero la voy a buscar or los vídeos. Es que la guerra civil y la dictadura fueron tan crueles con tantas personas...
Me encanta que se te haya colado el post al de ARTE, creo que es significativo de algo. Quizás el Arte no esté tan contaminado como la política, aunque algunos también se apuntan. Un gran beso y te agradezco un montón que hagas lo que otr@s podríamos también hacer y no hacemos, como poner este post tan sublime.

mangeles dijo...

Pues muchas gracias Clariana. Si tienes ocasión de ver la peli, hazlo... es tan entrañable....

Y lamento que se haya colado entre los post de pintura...pero...la vida tiene estas cosas...

Un besazo amiga.

clariana dijo...

Me he quedado un poco preocupada con lo que te he dicho en el comentario anterior, pues estas fotografías de rosas tienen muchísimo ARTE y merecen de todas todas estar en este tu blog de ARTE, ellas las "Rosas" personas y las "Rosas" flores. Ha sido un fallo que he tenido, por tanto, rectifico, no se ha colado el post, está en su justo sitio. Cosas del calor, Mangeles. Besos.

mangeles dijo...

No te preocupes Clariana, estaba muy bien dicho, y ahora esta bien dicho también.

Un besazo guapa

Emilio dijo...

Preciosas rosas, Maria Angeles, y preciosas vidas que fueron salvajemente cortadas en plena juventud por el odio y la intolerancia. Prefiero no decir más porque aún me cabreo muchísimo.

Vi la película: emocionante y muy bien tratada.

Un fuerte abrazo.

mangeles dijo...

Gracias Emilio. La historia, historia es...pero me pareció que debía hacer algo para decir..."niñas entre odios, niñas luchando por la vida, la libertad, el amor....niñas".

Aquellos tiempos eran muy "violentos"...esperemos que "muchos" ahora comprendan que el dolor,el horror, la muerte, no soluciona nada....hace daño...es injusto...y no tiene futuro.

Un beso amigo...pronto nos conoceremos jejeje..

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Al acabar la guerra se mezclaban las ruinas de los edificios y la pobreza de la gente con las dolorosas secuelas físicas y psicológicas de esta horrible contienda.
Y, sobre todo, la represión. El día a día estaba marcado por las denuncias constantes de vecinos, amigos y familiares; en todos los sitios, en la Universidad y en las empresas.
En junio de 1939 habían comenzado, incluso, los fusilamientos de mujeres.
Debió ser terrible perderlas, verlas salir, tener que soportarlo con aquella impotencia.
Un abrazo

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Debemos conseguir que esto no vuelva a ocurrir

mangeles dijo...

Si Pilar, así es...debió de ser muy triste todo aquél siglo XX, hasta los años 60, en que Europa empezó a respirar paz, o una paz relativa.

Y como tú dices, eso no debe ocurrir, y para que no ocurra, la juventud tiene que ver, tiene que comprender el horror y la destrucción, física y moral, que significa la guerra.

Un beso muy fuerte amiga

Codorníu dijo...

Yo conozco mucha gente que ya se le ha olvidado todo. Una pena; porque piensa que así no volverá, cuando es justamente lo contrario.

Un beso, amiga.
Pepe.

mangeles dijo...

Sabes Pepe, yo tengo una sensación extraña, de que hay mucha gente que no aprecia las instituciones del Estado. Que no se para a pensar lo que significa un Jefe del Estado (sea monarca o no), lo que significa un Presidente del Gobierno,o un Juez, o ...no sé...no se mira la institución, sino a la persona que la ocupa en cada momento...y claro...se pierde el sentido de las cosas.

Así pasa con la historia. Así pasa con hechos tan graves y horrorosos, como son los fusilamientos sin juicios, como exterminio del contrario,de quien opina diferente...es tremendo...

Pero seguiremos siendo "ABUELOS CEBOLLETAS", y dando la tabarra sobre lo importante de la paz, la justicia, la democracia, et...

Besos, Pepe

Duncan de Gross dijo...

Yo ciertamente no conocía la historia hasta que vi la película, es impresionante la historia de estas chicas y la barbaridad que se cometió contra ellas, la historia nunca las olvidará, y el post no se te ha colado, es que es aquí y en todas partes donde debería lucir. Besotes y Miiaauus!!

mangeles dijo...

Yo tampoco conocía la historia, antes de que hicieran la película.

Besos, Duncan.

Luisa Arellano dijo...

Te felicito por este recuerdo a las Trece Rosas, que debería servirnos para nada semejante se vuelva a repetir en ningún lugar y que auna a todos los que sufrieron injustamente aquellos hechos deleznables. Mantener viva la memoria no es abrir viejas heridas, si no todo lo contrario, es hacer que cicatricen al aire de la generosidad que elimina radicalmente el moho del odio.

Nos cruzamos desde hace tiempo por diversos blogs y hoy he querido asomarme a tu casa para comprobar lo que de antemano intuía. Hay mucha fuerza por aquí.

Te dejo un abrazo como anticipo del que nos daremos el día 26.

mangeles dijo...

Bienvenida Luisa, y muchas gracias guapa. Nos veremos el 26 de Septiembre. Un beso.

Begoña (Murcia) dijo...

Magnífico post, y homenaje a estas mujeres.
Felicitaciones,y mi admiración por sacar de la historia, historias -valga la redundancia- que no debieran olvidarse jamás.
Nos vemos en el Café Gijón.
Un beso.